Hemos iniciado la primera edición del programa LIDERAZGO EXPERIENCIAL CONSCIENTE

La semana pasada iniciamos el programa LIDERAZGO EXPERIENCIAL CONSCIENTE con una primera promoción de 24 directivas y directivos de diversas instituciones educativas de Europa y Latinoamérica. El curso, que incluye un acompañamiento grupal para la elaboración de un plan de acción, ha sido diseñado conjuntamente por Impuls Talent, equipo que lidera Joan Corbalán, y Reimagine Education, equipo liderado por Xavier Aragay y Jonquera Arnó.

La principal novedad que ofrece esta propuesta formativa es la incorporación de la mirada sistémica a la escuela y la educación (1), en diálogo e integración con el camino de la transformación de la institución educativa. Y esto no solo desde el marco teórico o conceptual, sino generando una verdadera experiencia personal que impulse el cambio de mirada de los participantes, el liderazgo y la transformación de la educación.

En el primer módulo, Joan Corbalán nos introdujo en la mirada sistémica a la organización educativa, haciéndonos conscientes, como líderes, de la necesidad de incorporar una nueva perspectiva, tanto personal como colectiva, respecto a las personas en el seno de la institución.

Empezamos conociendo cómo el sistema familiar, de cada una de nosotras y de nuestro alumnado, nos conforma y estructura como personas, para posteriormente, adentrarnos en las implicaciones que conlleva la incorporación de los alumnos y alumnas en el sistema educativo y la interacción de ambos sistemas. De esta forma, incorporamos una visión de conjunto en todo el sistema educativo e integramos todas las partes, dando a cada uno su lugar.

No hay verdadera transformación de la organización educativa y la educación si los líderes no se transforman internamente, es decir, sin hacer un camino de consciencia personal que nos lleve a una nueva forma de ejercer el liderazgo, de dentro hacia afuera.

El liderazgo requiere consciencia, y no se puede ejercer plenamente solamente con conocimientos, habilidades y competencias. Y esta toma de consciencia cambia la mirada hacia las personas, y, en consecuencia, cambia la mirada tanto hacia la innovación y el cambio del proceso de enseñar y aprender, como hacia la transformación integral de la institución educativa.

En este pionero programa ofrecemos una verdadera experiencia de transformación personal de los líderes educativos, directivas y directivos, integrando la amplia experiencia de innovación y cambio que aporta Reimagine Education con su metodología de transformación denominada RIEDUSIS, y junto con la experiencia de cambio organizacional e incorporación de la mirada sistémica de Joan Corbalán e Impuls Talent. Y todo ello, estructurando una verdadera comunidad educativa con todas las personas participantes.

El programa, on line y con una dedicación aproximada de 100 horas, consta de nueve módulos y un encuentro presencial final de integración de tres días en Barcelona. Os iremos contando…

 

 

(1) La mirada sistémica en la educación, tiene su origen en el trabajo sobre constelaciones familiares desarrollado por Bert Hellinger, que posteriormente otros autores han aplicado a las organizaciones.

¿Desde dónde quiero enfocar el cambio educativo?

 

En Reimagine, observamos que a los equipos directivos de escuelas y universidades, nos ocupa y nos preocupa el cambio y la transformación de nuestras instituciones educativas. Hemos asistido a multitud de formaciones, talleres y webinars donde hemos podido desgranar todos los conceptos y elementos que entran en juego en esta compleja y apasionante tarea de la transformación de una institución educativa… Si además nos has podido conocer y has incorporado en tu proceso de cambio la metodología RIEDUSIS, seguro que has experimentado la gran ayuda que es tener una herramienta potente y un apoyo directo de los consultcoach de Reimagine… Sin embargo, ciertamente, el camino del cambio educativo como directivo o directiva es complejo y lo primero que debemos tratar es desde dónde queremos enfocar el cambio educativo.

Para transformar profundamente la organización educativa, como sistema vivo que es, tenemos que poner en movimiento, en el momento y dirección adecuados, cada uno de los elementos que configuran la compleja institución educativa y todas las personas y sectores que la configuran. Ya no se trata solamente de transformar lo que pasa dentro del aula, sino de cambiar todo aquello que hasta ahora ha constituido lo que se denomina cultura interna: maneras de hacer, creencias, costumbres, valores, miradas, forma de tomar las decisiones, relaciones entre equipos… Y esto requiere una gran convicción y un liderazgo capaz de transformar y movilizar a todos los protagonistas hacia el sueño de cambio común.

Todo ello pone sobre la mesa de juego un elemento fundamental para asegurar el cambio: ¿Desde dónde quiero transformar y enfocar el cambio educativo? Es decir, ya no solo es importante el QUÉ y el CÓMO… ahora adquiere mucha relevancia el DESDE DÓNDE, y más después de la irrupción del COVID19 y su impacto en la educación. La transformación educativa requiere autoconocimiento, aprendizaje interno y acciones que nos lleven al cambio. Solo así podremos inspirar para generar cambios en el otro.

Y ahí es donde entra en juego el programa Reimagínate para transformar, que pusimos en marcha hace unos meses y del que hablábamos en un anterior post. El programa Reimagínate para transformar no es una formación en liderazgo; es más bien un camino, un proceso armónico que transita desde la consciencia plena de mi YO para, identificando mis potencialidades y mis áreas de crecimiento, así como la mirada e interpelación de mi contexto (dónde estamos y dónde queremos ir), ir estableciendo un diagnóstico interno. Pararme, retirarme momentáneamente de la primera línea del activismo para hacerme la gran pregunta: ¿desde dónde quiero cambiar? …

Parar, cuestionarte todo, atreverte a hacerte preguntas poderosas, a aprender, a perdonar, a descansar, a expresarte desde lo que eres y sientes, a agradecer, a establecer prioridades cuidándote a ti mismo como persona (liderar la transformación no nos puede costar la vida), a escribir en tu libreta de vida, a meditar, a diseñar el futuro junto con otras personas.

Lideramos desde lo que somos, desde la resonancia de nuestros valores, creencias, miedos, convicciones y prioridades. No desde un manual. Lideramos desde nuestro ser, junto con los seres que nos acompañan, hacia lo que juntos queremos construir para nuestros alumnos, para su mundo, sus vidas, sus proyectos vitales.

Y todo esto, en el programa Reimagínate para transformar, se hace de forma personalizada, compartiendo camino en grupo, generando una comunidad de directivos y directivas que aprenden, donde el otro se convierte en cómplice y fuente de inspiración.

¿De verdad creemos que en el actual contexto y con la complejidad de la que hablamos, se puede liderar la transformación educativa sin reflexionar el DESDE DÓNDE? ¿Se puede dirigir e inspirar a otros hacia el cambio sin entrar en mi espacio interior donde se construyen todas mis relaciones, creencias y miradas? Para reimaginar la educación he de tener la valentía de reimaginarme como persona, como directivo… de hacerme las grandes preguntas vinculadas a mi proyecto vital; de otra forma, va a ser muy difícil movilizar nuestro entorno para este gran sueño.

Cuando ya hemos adquirido el conocimiento técnico, cuando ya hemos interiorizado la metodología que nos llevará al cambio, cuando ya hemos “jugado con todas las fichas” en este tablero de la transformación educativa; cuando hemos experimentado qué significa perder, pero también ganar, solo nos queda la partida más importante: la que juega cada persona.

¿Juegas con nosotros para transformar?
Si te interesa y quieres más información para comenzar a enfocar el cambio educativo, escríbenos aquí.

Círculos RIEDUSIS: cómo liderar en momentos de crisis

El pasado miércoles realizamos un nuevo encuentro de los círculos RIEDUSIS: una comunidad internacional para transformar la educación. 

En esta ocasión, cerca de 20 líderes de instituciones educativas en proceso de transformación, de 6 países distintos, acompañados por el equipo de consult-coaches de Reimagine Education Lab  tuvieron la oportunidad de regalarse un tiempo para parar, reflexionar, tomar aire y tomar distancia para seguir liderando sus proyectos de cambio en el momento actual de crisis desde una perspectiva internacional. 

Una invitación a hacer un alto en el camino que ya nos hacía Xavier Aragay en su libro Reimaginando la educación: 21 claves para transformar la escuela.  Una invitación a romper con la concepción de escuela o educación, que nunca se detiene, para dejar atrás los marcos mentales y profundizar en la transformación personal. Así, podremos hacer frente a nuevos desafíos e identificar nuevos aliados con los que conjuntamente convertir esta crisis en una oportunidad de crecimiento para nuestras comunidades educativas. 

Una jornada de los círculos RIEDUSIS a través de la cual vislumbramos cuatro ejes clave para poder dibujar una salida de la actual crisis que nos permita seguir caminando para conseguir la escuela que soñamos. 

  • POROSIDAD:  Una escuela abierta, que se alía con el entorno, con la comunidad, que derriba sus propias murallas y que teje redes con otras escuelas.
  • ALUMNADO: Una escuela que escucha y se alía con su alumnado para dibujar con él una nueva escuela. 
  • CERCANÍA: Una escuela cercana, que pone énfasis en el diálogo, en la personalización, que rehace y redefine las relaciones personales desde el otro. 
  • ANTICIPACIÓN: Una escuela que toma conciencia de que la pausa y el tiempo son imprescindibles en su día a día para anticipar una salida de la crisis con un plan, con una estrategia, sin que las circunstancias sean las que le marcan el paso. 

Una jornada que, sin duda, fue un regalo en estos momentos complejos de desgaste e incertidumbre, para volver a conectar con las posibilidades que nuestro contexto nos proporciona, con los aliados que podemos invitar, para seguir avanzando juntos hacia la escuela que soñamos. 

Os dejamos con el mensaje que Xavier Aragay lanzó durante este encuentro.

https://youtu.be/wTcPReF-pwY

Nuevo liderazgo de centros educativos

 

Y después de una primera parte donde os contábamos que el juego ha terminadoLlegó el momento. El nuevo liderazgo de centros educativos nos aguarda. Es nuestro turno…

Inspirados por Michael Fullan apostamos por afirmar que este va a ser el turno de la RADICALIDAD. Un turno de CODETERMINACIÓN, RESPONSABILIDAD, ADAPTABILIDAD, DISTRIBUCIÓN. Un turno de RED.

El nuevo juego tiene una lección aprendida. Como afirma Carlos Magro, “la historia de la educación en el último siglo es la historia de un cambio educativo necesario que nunca acaba de llegar. Con el que nunca terminamos de estar satisfechos. Es la historia de una solución frustrada, la de la tecnología como la palanca de cambio. Y es, en último término, la historia de una gran ausencia, la gestión del cambio de la cultura escolar.”

Así pues, dispongámonos a actuar en un juego de transformación y cambio organizacional. Actuaremos simultáneamente sobre el cambio pedagógico, el tecnológico y el organizacional, como nos dice M. Fullan.

El cambio no nos vendrá dado desde las alturas, sino que será el resultado del trabajo individual y colectivo de los profesionales de la enseñanza y de las escuelas, según afirman Fullan y Hargreaves. Un camino que pasa por el hecho de que cada escuela deje de ser solo una unidad administrativa para convertirse en un proyecto educativo transformador.

El liderazgo influye en los resultados…

En este contexto, el liderazgo y la acción directiva vienen avalados por la evidencia de ser el segundo factor, después del profesorado, que mayor incidencia tiene sobre los resultados que los alumnos/as logran en sus procesos de aprendizaje. Es una influencia indirecta que se obtiene actuando sobre el profesorado y el centro educativo como organización.

En consecuencia, iniciaremos nuestro turno con la ventaja de saber que el liderazgo tiene una clara influencia indirecta sobre los resultados de aprendizaje. Ahondando más, descubriremos que esta influencia se concreta de forma efectiva en la acción de liderazgo que efectúan los equipos directivos y no tanto en una directiva individual. No se trata de un proceso —el del liderazgo— ligado a un rol. Estamos hablando de considerar el liderazgo como una función distribuida.

Este será nuestro primer paso: liderar ejerciendo un papel transformador, como afirma Antonio Bolívar, capaz de desarrollar un clima de colegialidad entre el profesorado, estimular la cohesión de un equipo directivo y dotar al centro educativo de la capacidad profesional interna para resolver sus problemas.

Ni más ni menos estamos afirmando, como nos han señalado Hargreaves y Fullan, que el principal activo que poseen los centros educativos para influir en los resultados y transformar la educación es la profesionalidad docente. Y esta se refuerza cuando se ejerce en los contextos de trabajo en equipo.

El novedoso concepto de “capital profesional” que nos presentan lo desglosan en tres: “capital humano” (conocimiento y competencias de la profesión), “capital social” (relaciones e interacciones) y “capital decisorio” (capacidad para emitir una decisión mediante una práctica reflexiva). Antonio Bolívar, comentando las aportaciones de ambos especialistas, concluye: ”Se trata de ‘reculturizar’ las relaciones profesionales interviniendo en la organización escolar.”

Y es que ejercer el liderazgo hoy puede ser clave si se incide en la transformación de la cultura del centro educativo reflexionando sobre los valores, rediseñando los lugares de trabajo, alterando los roles y estructuras y construyendo una comunidad profesional.

Documentación que nos inspira

  • Bolívar, Antonio. (2013). Cambio y liderazgo educativo en tiempos de crisis. Organización y Gestión Educativa. 21. Pp. 14-17.
  • Bolívar, Antonio. (2018). “Cultura escolar colegiada y capital profesional”. Aula Magna 2.0. [Blog]. Recuperado de: https://cuedespyd.hypotheses.org/3727
  • Fullan, Michael. (2019). El Matiz. Ed: Morata. Madrid.
  • Fullan, Michael;  Hargreaves, Andy. (2014). Capital profesional. Transformar la enseñanza en cada escuela. Madrid. Morata.
  • Fullan, Michael;  Hargreaves, Andy. (2000)  La escuela que queremos. Magro México. Amorrortu.
  • Magro, Carlos. (2019). Liderazgo educativo: Transformar la dirección para transformar la educación. IES Ribera de Castilla. Dirección General Innovación y Equidad Educativa.

 

Liderazgo de centros educativos (1)

 

Game over. La partida ha terminado y para empezar un nuevo juego es necesario que busquemos un nuevo liderazgo de centros educativos. Las reglas del juego han cambiado y ya no nos sirven las instrucciones anteriores a este etapa para avanzar al siguiente nivel.

Algo que se veía venir…

La pandemia y el confinamiento que estamos experimentando por la acción de la Covid19 han sacado a relucir múltiples errores, desajustes, trampas y marcos mentales que estaban muy instalados en nuestro ámbito profesional de la educación. Vivimos cambios profundos en las intenciones educativas y sus impactos. Y frente a este calidoscopio de idas y venidas, gran parte de profesionales, familias e incluso chicos y chicas en etapa de aprendizaje están llegando a leer entre líneas y bajo la superficie del día a día que el juego se está acabando. Que el juego ha terminado.

Y he aquí que estamos empezando una nueva partida de un nuevo juego. A decir verdad, no nos podemos quedar atónitos ante la nueva realidad: se venía configurando desde el último tercio del siglo XX. Se estuvo constatando de forma desigual hasta el inicio del siglo XXI (la educación encierra un tesoro). Con el eslogan “una nueva educación para un nuevo siglo” se aireaba por doquier la necesidad de replantear las finalidades de la educación. Las investigaciones sobre la naturaleza del aprendizaje desvelaban con evidencias el papel fundamental de las emociones, el intercambio social, la memoria, el feedback formativo, la individualidad y la diversidad…

En fin. El qué, el para qué y el cómo de la educación, del aprender y del enseñar, entraron en la agenda de las reflexiones, análisis y decisiones. Y todo empezó a entrar en crisis.

10 años atrás…

Nos ocupamos de mejorar la calidad de la enseñanza. De las didácticas, de la evaluación. De asignar con mayor inteligencia y equidad los recursos. Incidimos en un desarrollo más completo del profesorado. De la participación de las familias. Aplicamos los avances de la ciencia y de la neuropedagogía. Ajustamos los modelos de dirección y liderazgo pedagógico. Y muchas más iniciativas.Lo hemos estado haciendo de forma desigual. Con diferentes profundidades y distintas disposiciones. Y, sin duda, para una mayoría, con una gran dedicación, compromiso y buen hacer.

Y ahora…

Confinados, distanciados de nuestro alumnado y apartados unos de otros. Aplicando soluciones de emergencia para aprender y afrontando un horizonte borroso y lleno de incertidumbre, nos preguntamos: ¿Y ahora, qué?  Desde la dirección, los equipos directivos y el liderazgo de los centros educativos, ¿qué? ¿Qué educación queremos? ¿Qué escuela queremos? ¿Qué impactos deseamos alcanzar con nuestro alumnado? ¿Qué liderazgo, dirección, gestión, administración queremos aplicar? ¿Qué respuesta vamos a dar a la afirmación de alguien con voz anónima que nos dice:

Pocas cosas son peores que terminar la educación al nivel que sea y no saber quién eres, qué quieres ni adonde vas.

Finalizando esta primera parte…

No hay duda. “Game is over”.  ¡Se acabó! Ha empezado la partida de un nuevo juego.

El liderazgo influye indirectamente en los resultados del aprendizaje. La cuestión es: qué resultados y qué impactos buscamos (Deep learning). Los mapas anteriores no sirven. Se están dibujando nuevas rutas del liderazgo: Radicalidad, CODeterminación, Responsabilidad, Adaptabilidad, Distribución, Red. Es una aventura colectiva que no busca nuevos paisajes, sino que tiene la osadía de mirar con nuevos ojos.

¿Te apuntas? ¿Te atreves? (Qué pregunta más tonta, ¿no…?).

– Seguimos en el próximo post.

¿Qué es consult-coach y que te puede aportar?

 

Hace ya más de 3 años y en más de 12 países que el equipo de Reimagine Education Lab acompaña a instituciones educativas que han decidido emprender el camino de la transformación educativa para hacer realidad un cambio profundo en sus instituciones. ¿Por qué consult-coach?

Puesto que huimos de la mirada técnica y apostamos por una mirada a la persona y al equipo, después de un proceso de reflexión, hemos acordado definirnos como consult-coach. Nos ha parecido importante explicitar esta importante opción. No somos, pues, unos consultores estándar… puesto que tenemos muchos elementos de coach.

Nuestra propuesta se basa en acompañar a las personas, guiarlas y facilitar el proceso de reflexión y conexión interior para construir juntos un proceso de transformación trabajando con el equipo impulsor del cambio, cohesionando su mirada y estrategia. Siempre adaptado a vuestras características y a vuestro momento.

¿Pero qué identifica a nuestro equipo y nuestra forma de trabajar? Los consult-coach de Reimagine Education Lab somos un equipo interdisciplinar de profesionales conectados con nuestra misión personal y profesional, con visión de anticipar y ayudar a construir el futuro de la educación en cualquier institución que desee realizarlo. Con una actitud directa de servicio cercano, adaptado y flexible.

Soñamos con una educación en la que el alumno sea verdaderamente el centro del proceso educativo, y en la que todas las experiencias, vivencias y actividades se diseñen y realicen para que aquél pueda desarrollar su crecimiento humano y autoconocimiento, para así dar forma a su propio proyecto vital. De esta necesaria conexión interior, nace nuestra convicción, nuestra positividad y nuestro entusiasmo para acompañar de  forma próxima y auténtica a las personas y equipos que confían en nosotros.

Nuestro objetivo es inspirar y apasionar a las personas y equipos con los que colaboramos para generar, de acuerdo a su contexto, un cambio de mirada en los ámbitos personal, grupal e institucional que permita transitar hacia una transformación integral de la institución. Una institución, escuela o universidad, que aprende, que avanza y crea la educación del siglo xxi transformando la cultura interna, la organización, el espacio y la vivencia del tiempo, para hacer que la experiencia cotidiana del alumno sea memorable para él y su vida.

Nuestro acompañamiento se articula a través de una metodología propia llamada RIEDUSIS, que estructura el camino del cambio colaborativo y sistémico a través de un proceso sostenible por fases y partes. Estamos convencidos de que la única y mejor forma de conseguir un cambio profundo de la educación, es a través de un cambio en las personas, y este es uno de los ejes esenciales de nuestro acompañamiento. Por eso, aportamos una visión externa y sistémica a las personas y a los equipos con los que trabajamos, y facilitamos la conexión entre la misión personal y la institucional desde la escucha activa y la plena confianza en el otro. 

Frente a la nueva situación en que la crisis del coronavirus ha puesto a la educación, el equipo de consult-coach de Reimagine Education Lab estamos convencidos de que todo ello, más allá de las dificultades evidentes que entraña, nos brinda una gran oportunidad, sobre todo si somos directivos, para pararnos y reflexionar. Y anticipar. Anticipar, ya desde ahora, el nuevo impulso que es imprescindible dar a la transformación de nuestra institución educativa.

Por esto, todo el equipo de Reimagine Education Lab os invitamos a ver las grabaciones de los webinars gratuitos que ofrecimos durante el mes de abril. Además, os recordamos que estamos a vuestra disposición para resolver dudas y profundizar en el proceso de transformación (cómo pasar de los QUÉ a los CÓMO) de vuestra institución. Nos gustará hacerlo de forma personalizada, individualmente o en equipo. Si lo deseáis, contactad con hola [ @ ] riedulab.net y quedamos. ¡Estaremos encantados!

El programa LI2, transformación para el cambio de época

En el post anterior, titulado El programa LI2, una experiencia de transformación educativa, os explicábamos cómo empezó nuestra colaboración con la Asociación Uruguaya de Educación Católica (AUDEC), y el programa de formación con más de 30 directivos de 10 escuelas de este país, denominado LÍDERES IMPULSORES DE INNOVACIÓN (LI2). El programa LI2 de AUDEC supone una profunda transformación para el cambio de época educativa. En este post os explicamos a fondo cómo trabajamos con los equipos directivos para crear prototipos motores de cambio disruptivo en las escuelas.

Buscamos un cambio profundo en las escuelas y para ello nos hemos centrado en un cambio profundo en los equipos directivos que han seguido el programa. Hemos querido ir a fondo porque tenemos una ventana de oportunidad de entre 5 y 10 años para transformar verdaderamente la escuela, y para eso debemos cambiar la mirada, conocernos e identificar nuestro propósito para poder inspirar a otros y cambiar juntos la escuela.

Estamos convencidos de que hemos de pasar a una nueva fase que vaya más allá de innovaciones puntuales y asegure un proceso basado en un nuevo liderazgo y un nuevo modo de proceder.

Ante la imposibilidad de cambiar a fondo toda la escuela a la vez, emerge una nueva estrategia de cambio basada en la realización de prototipos que cada escuela concreta en función de su sueño. A partir de ahí, todas las escuelas participantes han acabado diseñando una Experiencia Avanzada de Cambio (EAC o prototipo) en dos cursos o un ciclo de algunas de sus etapas educativas, para implementar a uno o dos años vista, como nueva forma de transformarse. Una vez implementados, estos prototipos serán evaluados posteriormente respecto a su impacto sobre el perfil humano del egresado (persona que finaliza los estudios después de pasar años en la escuela como alumno/a) que previamente hemos definido.

Se trata de poner en marcha y dejar instalados unos mecanismos que aseguren, en base al diseño y a la evaluación de experiencias disruptivas de cambio, una transformación permanente en el tiempo para poder adaptarse de forma constante a una sociedad que en los próximos años no dejará de mutar profundamente en lo que ya se denomina transformación para el «cambio de época».

Y para todo ello, necesitamos tiempo y un nuevo concepto del «tempo» de cambio en el centro. Tiempo para que los líderes que queremos formar puedan reflexionar interiormente e interactuar con otros para descubrir las nuevas claves del proceso de cambio. Tiempo para diseñar en cada escuela procesos de transformación que durarán varios años y que apuntan a un cambio integral.

A inicios del año próximo 2020, empezará una nueva promoción del programa LI2, con nuevos directiv@s de centros que desean también caminar por la senda de la transformación profunda de la educación para poder llegar a más escuelas y tener aún un mayor impacto. Pero no dejaremos de encontrarnos y seguir en contacto con esta primera promoción, que ya es una verdadera comunidad de aprendizaje y acción, y concretando sus prototipos y procesos de cambio.

Se trata de ir creando una masa crítica de directiv@s, líderes transformador@s en Uruguay, que estén dispuest@s a trabajar en red con sus homólogos, y en red de redes con todas las escuelas del territorio que sueñan con una educación distinta.

Ojalá otras asociaciones y redes de escuelas de otros países conozcan este programa y su gran impacto personal en los directivos, equipos y centros. Nos ofrecemos a pensar juntos, a diseñar experiencias como esta o parecidas que nos acerquen al sueño de escuela que queremos para avanzar decididamente en la transformación educativa.

¡JUNTOS PODEMOS!

Os dejamos con un pequeño vídeo que ha realizado AUDEC para explicar y presentar la nueva edición del LI2 2020… Es interesante ver y oír la experiencia de aprendizaje y transformación que cuentan los participantes de la primera promoción. ¡Gracias a todos ellos ha sido posible!

Jonquera Arnó, Mariana Martínez y Xavier Aragay

El programa LI2, una experiencia de transformación educativa

A principios de este año 2019, por encargo de la Asociación Uruguaya de Educación Católica (AUDEC), iniciamos a través de Reimagine Education Lab un programa de formación con más de 30 directivos de 10 escuelas de este país, denominado LÍDERES IMPULSORES DE INNOVACIÓN (LI2), programa LI2.

Esta importante y activa asociación, que agrupa cerca de 200 escuelas uruguayas, llevaba realizando desde hacía varios años, una muy buena tarea de debate y formación sobre innovación mediante diversas jornadas a lo largo del año, tanto para educadores como para directivos. Estas jornadas, con unos excelentes conferenciantes, habían precipitado la reflexión y el cambio de mirada para abrir mentes y propiciar experiencias de innovación en muchos centros.

Sin embargo, muchas escuelas llevaban algunos años intentando dar respuesta a un entorno cada vez más fluido, volátil, incierto y complejo mediante la implementación de un conjunto de innovaciones (e incluso de nuevas ofertas educativas)que cambian algunas prácticas, pero que generalmente se añaden o superponen a todo lo que la escuela ya venía realizando, sin conseguir un cambio profundo en la forma de enseñar y aprender. Ir más allá de la implementación de este conjunto de innovaciones parciales era complejo y difícil, con lo que se despertaba la necesidad clara de dar un salto cualitativo y articular procesos de innovación disruptiva en las escuelas para entrar en la transformación integral de los centros.

En este contexto, nace el programa LI2 de AUDEC, diseñado y dinamizado por el equipo de Reimagine Education Lab. Se trata de un proyecto distinto de formación y desarrollo directivo para formar líderes impulsores de la innovación que articulen y lideren procesos de transformación educativa en las escuelas interesadas.

Los objetivos del LI2 han sido los siguientes:

  • conocer a fondo, para poder aplicar en su centro, la metodología de articulación de procesos de transformación educativa denominada RIEDUSIS (Sistema para Reimaginar la Educación), creada por Reimagine Education Lab y que tiene como base la definición del perfil del alumno que deseamos educar y su evaluación en forma de impacto
  • conocerse y hacerse consciente (cada uno de los participantes) de su trayectoria como educador y directivos, para poder transformar su mirada, su encargo y su estilo de liderazgo
  • articular un proyecto, específico y adaptado a su centro, de innovación disruptiva que contemple todos los aspectos de una verdadera transformación institucional
  • compartir y articular este proceso formación-acción-reflexión en una red de centros comprometidos a encarar una innovación disruptiva (los 10 centros participantes en la primera edición), y así crear una verdadera comunidad de aprendizaje

Los más de 30 líderes que han participado eran directivos con una formación y una experiencia amplias que ya habían impulsado múltiples experiencias (o micro experiencias, como les llamamos nosotros) de innovación, y que deseaban romper el techo de cristal estructural y sistémico (la escuela es muy rígida) que impide dar el salto.

El programa ha sido intenso, con cerca de 100 horas de trabajo (sumando el trabajo individual y en equipo), repartidas en tres seminarios de tres días cada uno (3 jornadas completas en febrero, tres más en mayo y tres más a finales de septiembre), y acciones y prácticas en sus respectivos centros para crear nuevos instrumentos y miradas, aplicar lo aprendido y reflexionar después juntos sobre ello.

Hemos utilizado metodologías muy activas y participativas, en las que se requiere una implicación importante de todos los participantes, tanto en el trabajo previo de lectura como en el posterior, referido a la realización de las tareas en los centros.

Se han combinado actividades que van desde la reflexión personal, la reflexión conjunta, el debate, actividades creativas y lúdicas, design thinking… incluyendo la lectura individual y colectiva del libro Reimaginando la educación: 21 claves para transformar la escuela y la realización del test BRIDGE, de autoconocimiento del estilo relacional para orientar el estilo de liderazgo.

Si quieres conocer más a fondo esta experiencia de transformación educativa, en este enlace tienes la segunda parte de este post: el detallamos cómo estamos logrando la transformación de esta red de escuelas, y además encontrarás un vídeo muy explicativo.

Jonquera Arnó, Mariana Martinez y Xavier Aragay

Transformarnos para transformar la educación

Después de casi dos años colaborando en Reimagine Education Lab con centenares de equipos directivos y docentes de escuelas y universidades en proceso de cambio, y con la perspectiva de haber colaborado, del 2009 al 2016 a poner en marcha el proyecto H2020 de transformación de las escuelas jesuitas de Barcelona junto a Xavier Aragay, creo que hay un aspecto vital que con frecuencia se pasa por alto, y por este motivo muchos proyectos para transformar la educación se quedan con innovaciones de cara a la galería sin plantear cambio en profundidad: ¿Y si, a la vez que vamos concretando la profunda transformación de nuestros centros es necesario dedicar tiempo a la renovación de la vocación y la interioridad de maestros y profesores?  

Ya hemos asumido que para cambiar la escuela es preciso cambiar nuestra mirada, poner en marcha metodologías activas, motivar y activar el aprendizaje de los alumnos, incorporar procesos de cambio, planes de acción, prototipos… Todo esto es importante, pero si no vamos más allá quizá no llegaremos nunca demasiado lejos, y dentro de unos años es posible que dudemos del camino recorrido. Es muy curioso constatar que cuando llegamos al punto de tener que encontrar tiempo para trabajar con los educadores su crecimiento personal, su interior y su vocación (después de haber trabajado casi todas las demás cuestiones técnicas), no queda tiempo para hacer lo más importante.  Somos capaces de invertir en las mejores metodologías, en horas de formación técnica e incluso en espacio y mobiliario (cosas todas muy importantes y necesarias pero no suficientes), pero ¿cuánto tiempo estamos dispuestos a invertir en lo que nos ayudará a SER, en transformar?

En el proceso de la transformación, se nos presentan cada vez más retos en nuestras capacidades profesionales, pero también entorno al SENTIDO de nuestra mirada interna al SER de educador. Ya no podemos separar nuestra persona, nuestras emociones, nuestras inquietudes, miedos e ilusiones de nuestra práctica educativa cotidiana. El cambio impone, nos pide caminar y adoptar maneras de hacer diferentes, nos requiere tiempo, transformar marcos mentales…

En esta travesía nos sentimos interpelados en el centro de nuestra vocación, de nuestro sentido como educadores. Este camino de transformación educativa exige un crecimiento profesional, pero, sin duda, también un crecimiento interior que requiere momentos de parada y momentos para compartir. Nos pide tiempo, y espacios-tiempo para hacerlo individualmente y con los compañeros.

La transformación profunda a la que apuntamos no dependerá de los que hacemos y decimos, sino de cómo somos y, sobre todo, de nuestra capacidad de cambiar la mirada respecto a los alumnos y a nosotros mismos.

Transformar la vocación y el liderazgo de los educadores requiere visión, valentía y mucha determinación por parte de los directivos y directivas que deben tomar decisiones. Requiere creer que el cambio lo realizamos las personas desde lo que somos, que nadie da lo que no tiene, que el liderazgo se sustenta en acompañar, que una escuela con educadores enamorados e ilusionados con su vocación educadora es una escuela viva, que camina, que puede soñar nuevos caminos y juntos hacerlos posibles. Mi experiencia acompañando a instituciones a adentrarse en el mar de la interioridad y a poner en cuestión elementos clave de la vocación de educador, me demuestra que cuando uno dedica tiempo, el resultado es extraordinario y supera cualquier expectativa previa. Las personas se renuevan, se cuestionan muchas cosas, salen de la inercia y la cotidianidad para aplicar todos los cambios necesarios en una nueva mirada a los alumnos y a la escuela.

¡Estamos llamados a salir a mar abierto! Sí, zarpamos sin miedo y con el convencimiento de que nuestra fuerza radica en la profundidad del sueño colectivo. Este viaje, el de la nueva escuela que soñamos, requiere un nuevo equipaje y una preparación para discernir qué abrazo y qué dejo ir de mí mismo. Preguntarme qué tipo de educador quiero ser, dónde encuentro la inspiración, cuál es mi sueño personal… Párate, regálate espacios de profundidad y sentido personales y de equipo, y el camino de la transformación se dibujará solo.

¡Feliz travesía!